Sistema de calefacción por radiadores

Introducción

A la hora de instalar una red de calefacción por radiadores siempre se han de considerar importantes temas como la orientación de la vivienda, el aislamiento de sus muros, el tipo de caldera a elegir, la situación de los radiadores, etc….

Procesos de transmisión de calor

Existen diferentes maneras de calentar un hogar, pero todas ellas vienen marcadas por la forma de transmisión del calor elegida.

 

  • Conducción: es la transmisión de calor de un cuerpo a otro, o de una parte de un cuerpo a otra del mismo cuerpo, por contacto directo. Esto es, un material cede parte de su energía calorífica a otro material adyacente. Por ejemplo el calor se transmite a través de la pared de una casa fundamentalmente por conducción. También el contacto directo de nuestra mano con un radiador supone un suceso de transmisión de calor por conducción.
  • Convección: es la transmisión de calor dentro de un fluido, o desde un fluido a una superficie, o viceversa, y se realiza por movimiento del fluido. Si el movimiento del fluido es producido por diferencia de temperatura (diferencias de densidad), el proceso se denomina convección natural o libre. Si el movimiento del fluido es producido por medios mecánicos, el proceso se denomina convección forzada. Como ejemplos más claros de fluidos están el aire y el agua. En una instalación de calefacción por radiadores el proceso de transmisión de calor por convección viene provocado por el calentamiento de agua en la caldera y por el calentamiento del aire que rodea a los radiadores.

 

  • Radiación: Todo cuerpo, por el hecho de tener una temperatura superior a otro, radia calor. Evidentemente esta energía radiada es tanto mayor, cuanto mayor es la temperatura del cuerpo. El ejemplo más claro de radiación que se nos presenta cotidianamente es la radiación de energía calorífica por parte del sol. En las viviendas con sistemas de calefacción por radiadores, estos radian calor al ambiente. Aunque estos tres procesos pueden ocurrir al mismo tiempo, suele suceder que uno de ellos predomine sobre los otros dos. En nuestros hogares el calor se transmite desde los radiadores por convección y radiación. En el caso de contacto con ellos por conducción. Todos estos procesos dependen en gran manera de las condiciones de transmisión que se presentan en cada caso, así como de las condiciones de aislamiento que presentan los conductos de distribución.